Un cliente confidencial contrató a Tetra Tech para reubicar el estanque de infiltración de su mina en la región de Arenas Petrolíferas de Athabasca, en Alberta. Tetra Tech ofreció una solución eficaz que mejoró el acceso para operación y mantenimiento y la confiabilidad del sistema.

Como parte del compromiso del cliente de reducir al mínimo las consecuencias ambientales de sus instalaciones, toda el agua de infiltración del dique y de escorrentía superficial se recoge y reenvía al estanque de relaves. A medida que avanzaba la construcción del dique de la mina, aumentaba la necesidad de reubicar su estanque de infiltración.

Antes de que Tetra Tech se involucró en el proyecto, el agua se bombeaba fuera de un estanque existente de infiltración mediante una barcaza flotante con dos bombas centrífugas grandes. Debido a su distancia a la costa, este sistema resultaba difícil de operar y mantener.

Tetra Tech propuso una solución simple y eficaz: un nuevo estanque de infiltración con sumidero de hormigón de tipo pozo húmedo y bombas sumergibles. El pozo de 11 metros de profundidad se encuentra adyacente al nuevo estanque y se conecta mediante un par de grandes tuberías enterradas. Constituye la base para un gabinete prediseñado de bombas, con las bombas, las tuberías y una grúa puente.

Seis bombas electrosumergibles dentro del pozo húmedo descargan en un colector en común de 36 pulgadas apoyado sobre el piso de la sala de bombas. El colector alimenta una nueva tubería nivelada de tres kilómetros que transporta el agua de infiltración a la planta actual de relaves. Todo el sistema de bombeo, junto con el drenaje, se encuentra completamente automatizado y tiene controles locales y remotos en planta.

La alimentación eléctrica del sistema proviene de una subestación eléctrica modular que reduce los 25 kilovoltios que abastece la planta a 600 voltios de CA para el sistema de distribución, alimentando las bombas y los servicios eléctricos locales. El proyecto abarca también un lavadero de vehículos y un centro de descanso para el personal del sitio.

El cambio de un sistema flotante sobre barcaza a una base permanente ha mejorado drásticamente el acceso a las bombas para operación y mantenimiento, y ha elevado la confiabilidad general del sistema.