Cuando las empresas petroleras necesitaron contar con un sistema de transporte seguro, económico y terrestre para traer petróleo crudo a las refinerías de Los Angeles desde las plataformas submarinas que pueblan la costa central de California, convocaron a Tetra Tech Rooney (REI).

REI diseñó el Sistema de Ductos del Pacífico con una longitud de 210 kilómetros (130 millas), coordinó el proceso de tramitación de permisos y prestó servicios de gestión de la construcción. El abordaje al diseño de REI y su avanzado sistema de detección de fugas ayudaron a que el proyecto superara rigurosas revisiones y obtuviera las aprobaciones necesarias.

La tubería quedó dentro de la jurisdicción de organismos tanto estatales como federales. Atravesó 13 municipalidades y cruzó diversos terrenos.

Se determinó que el abordaje de REI fue ambientalmente superior a 15 alternativas que estudió la Comisión de Servicios Públicos de California y el Servicio Forestal de los EE. UU., según el Informe de Impacto Ambiental y el Estudio de Impacto Ambiental (EIR/EIS), ambos documentos conjuntos entre los estados y el gobierno federal.

Las medidas de mitigación provenientes de los documentos EIR/EIS que empleó REI durante la construcción contenían los temas de control de la erosión, prevención de la polución de las aguas pluviales, comunicación con propietarios y difusión pública, protección de recursos culturales, prevención de incendios y protección de servicios públicos. Además, los gerentes de proyecto aprovecharon también las instalaciones de comunicación por fibra óptica de alta velocidad integradas al sistema para ofrecer hasta 35 centros informáticos en comunidades marginales a lo largo del trayecto de la tubería.

Para cumplir con los requisitos de seguridad del proyecto, REI implementó diversas redundancias en los sistemas de monitoreo y parada de emergencia. La selección de materiales aportó un nivel extra de seguridad.

  • Mediante válvulas de bloqueo accionadas con nitrógeno se lograron las funciones necesarias de aislamiento de emergencia; estas válvulas se activan incluso si un terremoto afecta el suministro eléctrico del sistema.
  • Otras 20 válvulas de retención limitan el reflujo en caso de una ruptura del ducto.
  • Una tubería de 50,8 centímetros (20 pulgadas) está diseñada de forma tal que puede flexionarse en caso de terremoto.
  • El sistema controla el ducto cuatro veces por segundo, y transmite la información día y noche a un centro de control con personal.

Para resolver los desafíos que planteaban los diversos terrenos, el proyecto se dividió en segmentos en función del tipo de suelo y los retos para la construcción. REI empleó relevamiento GIS y sistemas GPS para mantener el trayecto de la tubería fiel al trazado propuesto.

El proyecto utilizó perforación direccional horizontal en 10 cruces que pasaron por debajo de zonas activas de derrumbe y concurridas autopistas urbanas, lo que posibilitó construir en zonas donde no habrían podido implementarse los métodos tradicionales.

Aspectos destacados

  • Las funciones de detección de fugas del sistema son superiores a la norma de la industria.
  • Se completó un complejo proceso de tramitación de permisos, que tomó varios años y abarcó a varios organismos.
  • La perforación direccional horizontal permitió que el proyecto atravesara áreas urbanas densamente pobladas.
  • Se implementaron 35 centros informáticos para comunidades a lo largo del trayecto de la tubería.