Tres grandes contratistas independientes de movimiento de tierras trabajaron a lo largo de dos años para finalizar la construcción del mayor embalse de Florida central para reducción de fosfatos a partir de relaves arcillosos obtenidos como subproducto. Cuando se llene hasta su capacidad de diseño, el embalse de 305 hectáreas (754 acres) contendrá 66 millones de metros cúbicos de agua y relaves arcillosos con fosfatos a una profundidad máxima de 27 metros (90 pies).

La presa de terraplén y su tabique interceptor, con un perímetro cercano a los 7,7 kilómetros (4,8 millas), terminaron de construirse en junio de 2011 sobre un terreno ya explotado previamente, y para el relleno se utilizaron 9,5 millones de metros cúbicos (12,5 millones de yardas cúbicas) de material de recubrimiento tomado de las pilas de escombros obtenidas durante la minería a tajo abierto. El relleno con material de recubrimiento se complementó con 5,3 millones de metros cúbicos (7 millones de yardas cúbicas) de relaves arenosos colocados por medios hidráulicos. La presa perimetral posee una altura de coronación mínima que está 47 metros (154 pies) por encima del Cero Geodésico Vertical Nacional de 1929, la cual proporciona una cota de seguridad en el nivel de agua suficiente como para controlar el volumen generado por una precipitación en la cuenca de captación de 990 milímetros (39 pulgadas) de agua en un lapso de 24 horas.