Al comenzar a resolver problemas relativos a un sector de su antiguo sistema de alcantarillado, la ciudad de Mercer Island, en Washington, se enfrentó con un dilema. Los terratenientes se oponían a la construcción de un sistema nuevo en sus propiedades, mientras que los reguladores plantearon sus inquietudes respecto de los planes de construir nuevas tuberías en el lago Washington. Para resolver esta situación, la ciudad se valió de una cuidadosa planificación, una comunicación abundante con los propietarios y una estrecha coordinación con las entidades regulatorias.

Autor
Jeff Lykken, P.E., and Kevin Goss, P.E. et al.
Fecha
29 de febrero de 2012
Publicación
Civil Engineering
Descargar archivo